viernes, 11 de noviembre de 2016

Tartar de salmón con pétalos de rosa



        Voy a empezar con recetas que pueden venir muy bien para las fechas que están a la vuelta de la esquina. Intentaré seguir en mi línea de cosas ricas, sin mucha complicación y adaptables a todos los bolsillos.
     En este entrante hay un par de ingredientes bastante especiales, pétalos de rosas y agua de rosas; ya sé que me vais a decir que eso dónde se compra. Supongo que por algún sitio muy gourmet de internet podréis encontrarlos pero tampoco es absolutamente necesario ponerlos para que la receta esté buena, buena. Tengo la suerte de tener una gran amiga y profe de inglés de mis hijos desde pequeños, natural de Norteamérica y de origen iraní, una señora donde las haya, generosa como nadie y profesional como nadie. Ella es la que me regaló estas dos delicias de su tierra iraní y se me ocurrió utilizarlas con este tartar. El resultado: SUBLIMEEEE.
    


    Ingredientes: 1 lomo de salmón ahumado de buena calidad sin lonchear, medio mango, aceto balsámico, petalos de rosa y agua de rosas.

       Esta receta es para principiantes, fácil pero fácil. Troceamos en cuadrados el salmón y el mango, lo ponemos en un bol y le añadimos el aceto y un chorrito de agua de rosas. Movemos con cuidado para que se integren los líquidos. Cogemos un molde de emplatar redondo o de la forma que más nos guste y lo llenamos con nuestro tartar; presionamos un poco para que no se nos desmorone la forma en el plato y ponemos encima los pétalos de rosa. No me digáis que esto no es para que digan ohhhhhh al llevarlo a la mesa y que nos es fácil de hacer. 





domingo, 23 de octubre de 2016

Strudel de manzana



            La de tiempo que llevo sin publicar ninguna receta, ¡madre mía! Y tengo unas cuantas en espera pero el tiempo no me da para más. Los comienzos de curso son estresantes y con nueva ley más todavía. 
         Este fin de semana sí ha llegado, por fin, el otoño a Andalucía y apetecen meriendas de chocolate calentito y un buen pastel "ad hoc". La pasta filo es una de mis masas favoritas tanto en salado como en dulce y hemos estrenado temporada de lluvia en casa con esta masa y una tarta muy alemana templadita. Un placer para todos los sentidos porque la casa se ha llenado de olor a canela y mantequilla. Paso a describir la receta que es bien fácil.



       
     Ingredientes: un paquete de pasta filo, 4 manzanas, 30 g de mantequilla, un puñado de pasas, 1 cucharada de ron, 100 g de almendra molida, 1 cucharada de pan rallado, 2 cucharadas de azúcar moreno, 1 cucharada de canela molida, 150 g de mantequilla fundida.

     Troceamos las manzanas sin piel y las ponemos en una sartén con los 30 g de mantequilla, añadimos las pasas y pasado un rato el ron. Cuando ya estén casi blandas las manzanas, añadimos la la almendra picada y dejamos cocinar un par de minutos más. Reservamos.




      Fundimos los 150 g de mantequilla y vamos pincelando con ella una a una las hojas de pasta filo superponiéndolas. sobre la última hoja espolvoreamos el pan rallado y ponemos el relleno de la manzana dejando los bordes libres. Añadimos la canela molida y el azúcar moreno. Enrollamos todo y doblamos los bordes hacia abajo dejando el doblez y la unión en la parte inferior para que no se abra.Pincelamos toda la superficie con mantequilla fundida y lo ponemos en el horno precalentado a 180 grados media hora, hasta que esté dorado. Está más bueno comerlo templado y, si lo queremos más dulce, le podemos espolvorear azúcar glas por encima.




     Listo para disfrutarlo. 

lunes, 8 de agosto de 2016

Lomo ibérico en salsa de manzana



       Hace un porrón de años que hago esta receta. Recuerdo que me la inventé un día que no sabía qué hacer con una pieza de lomo y cogiendo un poco de allí y otro poco de aquí, me salió una salsa deliciosa. 
     Este lomo es para hacerlo sin nada porque es muy jugoso, pero como la que cocina soy yo y la carne, en general, me gusta poco y la de cerdo, en particular, menos todavía, pues intento cocinarlo de forma que me resulte más apetitoso.
    Se puede tomar frío y calentar la salsa o todo en frío; resulta, por ello, estupenda para estos días de playa y piscina, de cenas y comidas con amigos ya que se puede hacer con antelación y transportar y servir sin problema.

  
    Ingredientes: Una pieza de lomo ibérico de un kg aproximadamente, 2 cebollas, 3 manzanas, 2 zanahorias, 2 dientes de ajo, un chorro de brandy, pimienta molida, 2 clavos de olor, una cucharadita de curry, aceite y sal.
      Salpimentamos la pieza de carne por fuera y la sellamos friéndola por todas partes en una sartén con un poco de aceite; la carne soltará también un poco de grasa así que no pasaros con el aceite. Cuando la tengamos ya dorada por todos sitios la pasamos a una olla a presión y en ella añadimos todos los imgredientes troceados. Tapamos la olla y la dejamos unos 20 minutos, la mía es superrápida y os doy el tiempo para este tipo de ollas, las otras supongo que con media hora tienen. Sacamos la pieza de carne y pasamos por la batidora todos los ingredientes que serán la salsa. Si nos queda un poco líquida, la podemos reducir o incluso espesar con un poco de maizena. Se corta la carne en rodajas finas y la servimos acompañada de la salsa.

 

sábado, 25 de junio de 2016

Patatas con choco al estilo de Viki



           Si hay algún sitio donde sepan hacer el choco de mil maneras y todas deliciosas es en Huelva. Pues directamente de esa maravillosa zona de Andalucía es esta receta. Después de los partiditos de pádel toca cevecita y conversación y ahí explicó nuestra onubense más padelera, Viki, la receta de hoy. La aprendió de su madre y ahora es quien ha recogido el legado de muchas recetas de ella, que ya no está aquí, pero, como buena hija, las borda. 
     Espero estar a la altura de esa bendita tierra y no ser demasiada mi osadía atreviéndome a hacerla y publicarla. Lo que sí puedo asegurar es que ya la he repetido más de una vez porque nos ha encantado. Gracias Viki!



   Ingredientes: 2 chocos grandes, una cebolla mediana, 4 patatas grandes, medio vaso de vino, 2 dientes de ajo, una rebanada de pan frito, aceite, perejil y sal.

     Picamos fina la cebolla y la pochamos junto a un diente de ajo bien picadito. Cuando esté hecho le añadimos los chocos limpios y troceados. Lo mareamos un poco y le añadimos el vino dejando que evapore el alcohol. A continuación le ponemos agua y dejamos que enternezcan los chocos a fuego lento. Mientras cortamos las patatas en forma panadera y las freímos, las apartamos y reservamos. Cuando ya estén los chocos tiernos le añadimos las patatas y agua si la necesita. Ponemos todo a cocer junto para que las patatas enternezcan un poco. Mientras freímos la rebanada de pan y ponemos el otro diente de ajo, la rebanada y el perejil en un mortero para hacer un majado con ello. Cuando las patatas y el choco estén ya en su punto de cocción vertemnos el majado y lo dejamos que se integre un par de minutos. Probamos y rectificamos de sal si hiciera falta. Yo nunca echo sal hasta este momento porque los chocos suelen aportar la sal necesaria y podríamos salar demasiado el plato.


    Animaros a hacerla porque seguro que la vais a repetir. Gracias por compartirla Viki. 

miércoles, 4 de mayo de 2016

Tarta de almendra y pistachos con fresas




         Puf! La de tiempo que llevaba ya sin publicar una receta. La vida no me da para más. No es que no haga recetas ricas, ricas, es que no teno tiempo de hacer fotos. Y, aún así, las que he hecho, con tanatas prisas, no están a la altura de la pintaza de algunos platos, sobre todo esta tarta; no está buena, está para dar la "trecha".
     Dos bizcochos de pistachos y almendras envuelven una crema de frutos rojos que hacen que sea una tarta única, por sabor y por aspecto.



     Ingredientes:
       - Para el bizcocho: 100 g de mantequilla derretida, 6 huevos, 290 g de azúcar, 3 cucharadas de brandy, 100 g de harina, 1 cucharada de levadura química, una pizca de sal, 180 g de almendras molidas, 180 g de pistachos
       -Para la crema de frutos rojos: 100 g de fresas, 100 g de frambuesas, 40 g de arándanos, 4 hojas de gelatina, 130 g de merengue italiano, 250 g de queso mascarpone, colorante en pasta rojo
       -Para el merengue italiano: 70 g de claras de huevo (2 huevos L), 160 g de azúcar, 40 ml de agua.
   
      


      Para hacer el bizcocho ponemos la harina junto a la levadura y la sal y lo tamizamos. Añadimos los pistachos y las almendras molidas, mezclamos y reservamos. Separamos las yemas de las claras y montamos las claras a punto de nieve; reservamos también. Montamos las yemas con el azúcar y le añadimos la mantequilla derretida y templada junto al brandy. Cuando esté todo integrado, vamos añadiendo un tercio de los ingredientes secos y vamos integrando, a continuación un tercio de las claras y también lo integramos con movimientos envolventes. Así vamos alternando ingredientes secos y merengue hasta tener todo bien mezclado.
    Vertemos la masa en un molde desmontable engrasado de 24 cm y lo llevamos a horno precalentado a 180 grados durante una hora aproximadamente.Es conveniente pinchar con un palillo antes para comprobar que está hecho. Lo sacamos del horno y dejamos reposar unos 10 minutos antes de desmoldarlo y ponerlo en una rejilla para que se enfríe completamente.
    Una vez frío, lo cortamos por la mitad y así conseguimos los dos bizcochos, con un aro extensible para recortar, lo ajustamos a 20 cm y coramos los dos bizcochos, así conseguimos bordes limpios y bonitos. Reservamos.
     Para hacer la crema de frutos rojos en primer lugar hacemos el merengue italiano. Para ello ponemos el agua y el azúcar hasta hacer el almíbar en el punto de 120 grados, mientras se hace el almíbar montamos las claras y cuando estén bien montadas le añadimos el almíbar en forma de hilo sin dejar de batir. Una vez añadido las seguimos batiendo en velocidad máxima unos 5 minutos más. Ya tendremos nuestro merengue firme y brillante.
   Hidratamos la gelatina en agua fría. Trituramos los frutos del bosque y ponemos la mitad a calentar un poco con el fin de añadir y que se disuelvan las hojas de gelatina. Añadimos el resto de la fruta triturada y mezclamos bien. Apartamos un poco del merengue que teníamos hecho con el fin de decorar la tarta y el restante lo teñimos con colorante y batimos hasta que esté bien repartido. Batimos el mascarpone y le añadimos poco a poco la crema de frutos rojos y después el merengue con movimientos envolvntes para que no se baje.
   Para montar la tarta, ponemos uno de los bizcochos sobre una base de cartón y lo rodeamos con el aro extensible, cubrimos los laterales del aro con papel de acetato. Ajustamos el aro al acetato y ponemos un poco de fruta troceada sobre el bizcocho, cubrimos con crema y a continuación ponemos otra vez unos trozos de fruta; volvemos a poner el resto de la crema y ajustamos bien con una cuchara para que lo cubra todo y se ajuste bien  a los bordes. Cubrimos con el otro bizcocho, lo ajustamos bien y llevamos a la nevera al menos 6 horas. Ya sólo nos queda ña decoración final. Yo le he puesto un poco de merengue con boquilla en forma de pétalos en la parte central superior y luego he puesto frutos rojos enteros y hojas de menta.



    Os animo a hacerla porque es un exquisitez y parece que es mas dificultosa de lo que realmente es. Buen provecho!

domingo, 6 de marzo de 2016

Arroz con verduras



      Receta de domingo, al menos en casa. Es difícil comer paella entre semana por motivos de horarios; así que, el fin de semana es el día que reservamos para comer de vez en cuando arroz. Como la que lo cocina es la que está escribiendo y, dicho de paso, no soy amante del arroz con carne, pues lo que suelen caer a la paella son verduras y pescados en todas sus variantes posibles para acompañar al arroz. Este es uno de mis favoritos, las verduras me chiflan pero las alcachofas y los espárragos en el arroz ya es mi perdición. 



     Ingredientes: 250 g de aceite de oliva, 2 tomates maduros rallados, 450 g de arroz, 200 g de judías verdes, 6 alcachofas, una berenjena, 1 calabacín, 1 pimiento rojo, 1 pimiento verde, 100 g de habas tiernas, 1 manojo de espárragos verdes, media cebolla, 1 diente de ajo, sal, caldo de verdura y azafrán o colorante alimentario.

   Troceamos todas las verduras en trozos no muy pequeños, que nos encontremos los tropezones al comer. Calentamos el aceite en la paella hasta que comience a humear y añadimos la cebolla bien piacada; cuando empiece a ablandarse añadimos el resto de las verduras que tenf¡dremos troceadas y rehogamos a fuego suave durante unos 15 minutos. a continuacion ponemos el tomate rallado y lo sofreímos 5 minutos más. Una vez hecho esto incorporamos el arroz y el colorante. freímos un poco el arroz y añadimos el caldo y el ajo picado, la cantidad de caldo es aproximadamente el doble que de arroz. Hay que estar pendientes del fuego y jugar con su intensidad para que quede el arroz en su punto de caldo. De todas formas es conveniente tener siempre a mano un poco de agua caliente y añadirla en caso de que el arroz esté todavía duro y nos falte líquido. Las verduras sueltan agua y en este tipo de paella suele utilizarse menos cantidad de líquido. Apartamos y dejamos reposar, cubriendo la paella con un paño, unos 5 minutos. En este momento suelo ponerle unas ramas de romero por encima para aromatizar un poco, per es cuestión de gustos. Listo para servir y comer.

 

lunes, 15 de febrero de 2016

Panecillos integrales de semillas




     Como parece que el invierno por fín ha llegado, nada mejor que encender el horno para hacer un buen pan. La receta que pongo hoy la hice con pequeños bollitos pero puede hacerse en forma de pan rectangular o como más nos guste.
   Esta receta es sana y además fácil de hacer. Si se tiene Thermomix o robot amasador ya es coser y cantar.



     Ingredientes: 300 g de harina integral, 50 g de harina de centeno, 150 g de harina de fuerza, 10 g de levadura prensada fresca, mezcla de pipas de girasol y copos de avena, 350 g de agua y una pizca de sal.
     Voy a dar la receta para hacer con thermomix. Ponemos en el vaso las harinas, 75 g de la mezcla de pipas y avena y la levadura. Mezclamos 4 segundos velocidad 4. A continuación ponemos el agua y la sal. Amasamos en velocidad espiga 5 minutos y dejamos reposar dentro del vaso hasta que doble su volumen, una hora y media aproximadamente. Pasado el tiempo sacamos la masa del vaso y le damos forma de bola; la dejamos reposar unos 5 minutos. Cortamos porciones de unos 75/80 g y sobre una superficie enharinada le damos la forma que más nos guste, pulverizamos con agua y los rebozamos con la mezcla de semillas que nos quedaba. Así hacemos con toda la masa. Los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y los cubrimos con un paño. Los dejamos reposar una hora y media. Precalentamos el horno a 250 grados y ponemos en la parte de abajo una fuente con cubitos de hielo. Introducimos nuestros panecillos y bajamos la temperatura a 220 grados. Estarán listos en unos 20 minutos. Los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla o nos los tomamos recien hechos porque son irresistibles. La corteza es crujiente y durita pero la miga muy esponjosa.
 
    Si os sobran podéis conservarlos de un dia para otro cubiertos con un paño y los ponéis a calentar unos 5 minutos en el horno; estarán otra vez como recién hechos.
     

domingo, 24 de enero de 2016

Bizcocho con nueces




      Para chuparse los dedos está este bizcocho. No sabría decir bien en qué lugar ponerlo porque esta a medio camino entre una especie de pan con nueces y un bizcocho poco dulce. Quizá eso sea una de las cosas que más me gustan de esta receta. Admite tanto comerlo solo como mojado en chocolate caliente o untado con lo que más nos apetezca.
   Las fotos las hice antes de que el glaseao se cuajara, recien vertido por el bizcocho, si esperamos un rato estará más bonito y con la glasa cuajada.



     Ingredientes: 125 g. de mantequilla, 90 g. de azúcar, 3 huevos grandes, 5 g. de levadura en polvo, 200 g. de nueces picadas.
        Para el glaseado: 150 g. de azúcar, 1 clara y nueces para adornar.

     Batimos la mantequilla en punto de pomada con el azúcar hasta que blanquee. Añadimos los huevos uno a uno y por último el resto de los ingredientes. Vertemos en un molde rectangular engrasado y enharinado. Lo metemos en el horno previamente calentado a 160 grados unos 50 minutos. Hasta que al pinchar un palillo salga limpio.
   Lo sacamos y dejamos templar. Desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.
  Hacemos el glaseado batiendo la clara con el azúcar hasta que quede como a medio montar.        Bañamos la superficie con el glaseado de manera que caiga por los lados y ponemos nueces encima.

 





     Felix Domini dies!

miércoles, 20 de enero de 2016

Carré de cordero al horno



      El carré de cordero es una pieza de carne que llevaba mucho tiempo con gana de cocinar. En primer lugar porque el cordero al horno y, sobre todo, las chuletillas me encantan y en segundo lugar no me puedo resistir a la estética del plato; resulta apetitoso doblemente.
     Esta receta es muy fácil porque la mayor dificultad la tiene el sacar la carne que hay entre las costillas y si tenemos un buen carnicero le podemos pedir que nos lo haga y lo demás es coser y cantar.
    Os recomiendo que lo hagáis porque la carne horneada de esta forma queda mucho más jugosa que si la hacemos con las costillitas separadas que siempre se resecan más.


      Ingredientes: un carré de cordero del tamaño que necesitemos, tomillo, romero, 3 dientes de ajo, aceite, pimienta y sal.
         Majamos los ajos pelados con el tomillo y la sal. Untamos toda la carne con el majado y también le añadimos la pimienta. Atamos la parte de carne que queda suelta al lomo de la costilla con algodón de bridar para que quede bonita la forma
. Untamos en aceite toda la pieza y le ponemos el romero fresco espolvoreado. Cubrimos los huesos de las costillas con papel albal para evitar que se ennegrezcan con el calor del horno. Ponemos en el horno precalentado a 190 grados durante una hora aproximadamente, hasta que lo veamos dorado. 

      Lo podemos servir acompañado de patatas paja o una buena ensalada. Ahora que se acerca el día de San Valentín os puede servir de idea de plato principal. Con esta presentación, un buen vino y buena compañía...


 

domingo, 17 de enero de 2016

Galletas craqueladas de chocolate y naranja



          Cuando el alma está triste se hace difícil hasta lo fácil. Si le preguntas a alguien qué es lo que menos le cuesta hacer, creo que siempre dirá que lo que más le gusta. Pues a mí, afortunadamente hay muchas cosas que me gustan y de las que nunca hubiera pensado que me iba a costar prescindir de ellas, entre otras mi trabajo y la cocina. Pues del trabajo no me he alejado, hay que traer el pan a casa, pero ¡qué trabajito me está costando! y de la cocina ya podéis ver que mis recetas de unos meses acá son espaciadas por no decir casi inexistentes. Espero que sea cierto eso que todo el mundo te dice: "poco a poco". La ausencia inesperada de un ser tan querido se hace muy, muy dura.
    Voy a poner esta vez una receta dulce. Tenía tan olvidado el blog que ni me acordaba de cuál había sido la última receta que subí. Y mirando hacia atrás me he dado cuenta de que hace mucho tiempo ya que no pongo nada dulce. Aquí tenéis una receta que subo bien temprano para que podáis hacerla de merienda de domingo. Y más hoy que, con el frío que ya por fín nos ha visitado, apetece horno y chocolate.




     Ingredientes: 200 g de chocolate negro para postres, 60 g de mantequilla, 100 g de azúcar, 210 g de harina de trigo, 2 huevos, 1 cucharadita de levadura en polvo, 1 cucharadita de extracto de vainilla, ralladura de una naranja, sal y azúcar glas para decorar.

     Derretimos el chocolate con la mantequilla al baño maría y batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y doblen volumen. Añadimos a los huevos el chocolate derretido, la pizca de sal, la ralladura y la vainilla. Meclamos todo hasta que se integre. A continuación añadimos la harina tamizada con la levadura y volvemos a mezclar hasta que tengamos hecha la masa. Guardamos la masa en el frigorífico durante una hora para que endurezca.


     Con una cuchara de postre cogemos porciones y vamos haciendo bolitas como si fueran trufas. Las rebozamos en azúcar glas y las aplastamos un poquito por el centro para que no queden tan redondas. Las colocamos en la bandeja de horno cubierta de papel de hornear de manera que queden un poco separadas enre sí. Crecen un poco al hornearse. Metemos en horno precalentado a 180 grados unos 12 minutos. Deben estar blanditas al sacarlas y ya con el aspecto que se aprecia en las fotografías. Dejamos templar para que endurezcan un poco. Es un bocado delicioso, mezcla de bizcochito y galleta y si, además os gusta la mezcla chocolate y galleta, como a mí me pasa, vais a disfrutar aún más.


     ¡Feliz domingo!
   

viernes, 4 de diciembre de 2015

Picantones estofados




          Si me seguís con asiduidad en el blog podéis ver que siento debilidad por esta carne. Me parece muy sana, muy lucida en el plato y que admite multitud de preparaciones a cada cual más deliciosa. En esta ocasión los he hecho estofados, tipo salsa cazadora. La receta puede ser muy útil para algún plato de las comidas fesivas que se avecinan; y, además, se puede tener hecho con antelación y calentar en el  momento de servir.


     Ingredientes: Una pieza de pollito por comensal, en mi caso fueron 4, una cebolla grande, una penca de apio, una zanahoria, 250 g de setas de cardo, 1/2 vaso de vino blanco, 2 vasos de caldo de pollo, 4 tomates, 4 dientes de ajo, aceite, perejil, tomilo, pimienta y sal.

       Majamos los ajos, el tomilllo, la pimienta y la sal. Untamos los pollos por dentro y por fuera con el majado. Atamos las alas y las patas con hilo de bridar y los freimos en una olla de base ancha a la que habremos puesto la mitad del aceite. Los doramos por todos lados y los retiramos. Añadimos el resto del aceite y ponemos en él la cebolla cortada en juliana, el apio troceado, la zanahoria troceada y las setas. Lo pochamos todo hasta que esté casi hecho, incorporamos los pollos y, pasados unos 5 minutos le añadimos los tomates triturados. Dejamos unos minutos que se fría todo y ya le añadimos el vino y los vasos de caldo. Los dejamos un par de minutos a fuego fuerte y luego bajamos a fuego medio y tapamos. Estarán listos en unos 40 minutos. Si hace falta añadir más caldo se le añade y también hay que remover de vez en cuando para que se impregne la carne bien de los jugos de la salsa. Una vez hecha la carne picamos el perejil y se lo añadimos. Quitamos el hilo de bridar y servimos acompañados de la salsa. Se puede añadir patatitas asadas o fritas si queremos más guarnición.



     Es una delicia de plato y bien fácil. La casa se llenará de aroma a tomillo. Feliz puente a todos.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Pechugas en salsa de soja



      Pues sí, tenía unas pechugas que iba a poner a la plancha y ese día no tenía gana de comer algo tan aburrido como un filete vuelta y vuelta, sin más. Miré qué tenía en el frigo y fue como surgió este plato. Creo que más o menos está todo, porque igual me dejo algo que añadí, aunque lo fundamental para que salga tan bueno como a mi me quedó, creo que está.



     Ingredientes: 500 g de poechuga de pollo, 1 pimiento rojo, 1 penca de apio,  1 cebolla, 1 puñado de nueces, sal, pimienta, 1 cucharada de maicena, 1 vaso de caldo vegetal, un chorrito de salsa de soja, aceite de oliva, perejil picado.
      Limpiamos la penca de apio y la cortamos en daditos, la cebolla en juliana y el pimiento en tiras. Ponemos un chorrito de aceite en una cazuela y pochamos las verduras unos 8 minutos, hasta que se ablanden. Añadimos 4 cucharadas de caldo y cocemos a fuego lento unos 5 minutos. 
     Limpiamos el pollo y lo cortamos en tiras. En una sartén ponemos aceite y salteamos el pollo hasta que esté dorado. Lo incorporamos a la cazuela. disolvemos la maicena en al caldo restante y lo vertemos sobre el guiso junto a la salsa de soja. removemos y dejamos cocer a fuego medio. Rectificamos de sal y servimos espolvoreado de perejil picado y las nueces.

 

    Para un a ver qué hago con estas pechugas, me quedó un plato para chuparse los dedos.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Crema de calabacín y gambones



      Una receta muy apropiada para llevar un manjar a la mesa sin que se nos quede el sueldo y, además, deliciosa a la par de original. Se pueden usar gambones rojos congelados e incluso colas de gambones; así abaratamos la receta un poquito y el resto de ingredientes son de cesta de compra diaria. Se puede congelar, lo único que recomiendo en el caso de que lo queráis hacer con antelación y congelarlo es volver a cocer en el fuego y, si vemos que no queda la crema del todo fina, volver a triturar. Ya veréis que queda igual que recien hecha.



     Ingredientes: 2 calabacines, 1 puerro, 1 cebolleta, 10 gambones, 1 patata, 1 litro de caldo de verdura, aceite de oliva, sal y sal negra en escamas (opcional).

      Para elaborarla ponemos un chorito de aceite en una olla y le añadimos el puerro y la cebolleta troceados. Cuando estén un poco pochados le ponemos los gambones pelados y también los rehogamos un poco. A continuación ponemos los calabacines y la patata troceados. Después de 5 minutos, aproximadamente, añadimos el caldo, una pizca de sal y dejamos cocer unos 20 minutos. Trituramos todo lo más fino posible y rectificamos de sal, si fuera necesario. Lo podemos servir acompañado de algún gambón a la plancha o con sal negra en escamas, que fue lo que yo hice. 
     Probad a hacerla y ya veréis qué facil y qué rica.

  

domingo, 25 de octubre de 2015

Rabo de toro




               Creo que en el blog de una cordobesa ya hacía tiempo que debía estar esta receta. Si hay platos que recuerdan a Córdoba en su cocina, creo que entre los primeros están el salmorejo y el rabo de toro. Por cierto, me estoy acordando de que tampoco tengo ninguna entrada con un salmorejo como Dios manda. Me he puesto a subir salmorejos de varias cosas, en plan "vamos a reinventar el salmorejo", pero el próximo será el auténtico salmorejo cordobés. Vamos con nuestra receta de hoy con sabor muy, muy casero.

  

     Ingredientes: 1 kg de rabo de toro, 2 cebollas, 3 zanahorias, 3 tomates, 2 pimientos verdes, 1 pimiento rojo, 5 ajos, 2 hojas de laurel, 1 vaso de vino de montilla, azafrán, varios granos de pimienta, 3 clavos de olor, aceite, sal.
    Ponemos el aceite en la olla a calentar y le echamos el ajo fileteado, la cebolla en cascos medianos, el pimiento verde y rojo en trozos no muy pequeños, el tomate también en trozos grandes, las zanahorias en rodajas; la verdura nos va a servir también de guarnición y no nos interesa que la verdura se deshaga. A continuación, cuando la verdura esté pochada, le añadimos la carne en trozos que nos haya cortado el carnicero. Le agregamos las especias y el vino. Lo removemos con cuidado y podemos hacerlo de dos maneras: en olla tradicional y tendríamos que tener todo a fuego suave unas dos horas y media. En este caso habría que ir añadiendo agua de vez en cuando de forma que apenas cubra el guiso. También se puede hacer en olla rápida: cubrimos de agua el guiso, tapamos y lo dejaríamos unos 45 minutos. La carne debe quedar tierna pero no deshecha, que se despegue con facilidad del hueso y la salsa bien trabada con la gelatina que suelta el hueso. 
   Sólo nos queda emplatar y servir. A mí me gusta acompañar el plato con patatas paja, pero cada cual que ponga lo que más le guste.



     Creo que la textura de la carne y su gelatina quedan claras en las fotos. ¡ Buen provecho! 

lunes, 5 de octubre de 2015

Mermelada de melocotón.



           Ya dije que la siguiente receta iba a ser algo dulce; no se me ocurre nada más dulce que una mermelada. Puede ser de cualquier fruta que os apetezca o esté un poco pasada. Yo tenía en el frigorífico unos melocotones que cogimos de un melocotonero que tenemos. Muy pequeños de tamaño, pero buenos de sabor. Como los frutales cuando dicen a echar fruto no paran, se me ocurrió quitar unos cuantos de enmedio haciendo mermelada. Salió riquísima. La pena fue que alguien muy querido no pudo terminar ese tarro que con tanto cariño le llevé y poquito a poco iba tomándose. Papá, todavía queda mermelada y cada vez que la como o la veo me recuerda esa sonrisa y esos aplausos tuyos con cada comida o tarta que te hacía. 



     Ingredientes: 500 g de melocotones, 400 g de azúcar y el zumo de medio limón. 

        Pelamos los melocotones y los deshuesamos. Trituramos según el tamaño de los trozos que nos vayamos a encontrar, a nuestro gusto. Añadimos el resto de los ingredientes en una cacerola y lo pone,os a hervir a fuego suave hasta que nos quede con la consistencia deseada. Hay que mover con mucha frecuencia para que no se nos pegue. 
        En thermomix se puede hacer triturando todo 10 segundos en velocidad 6. Programamos 30 minutos, temperatura varoma y velocidad 1. En los dos modos de hacer la mermelada debemos tener en cuenta que al enfriar espesa mucho. Vertemos en tarros esterilizados y dejamos que se enfríe completamente antes de entrar en el frigorífico. 



    Esta receta es para tí, papá, lo último dulce que probaste de mis fogones. Te quiero.

martes, 15 de septiembre de 2015

Ensalada de canónigos y tomatitos con perlas de vinagre de manzana



      
       Un plato como este no deja indiferente a nadie. Con qué poquita cosa se puede hacer un plato de Ohhhhhhh! El quid está en la salsa de manzana y esas maravillosas perlas de vinagre de manzana que te explotan en la boca y uhmmmmmm, mejor probar que contarlo. No es que ya sea una Master chef y hasta me salgan las esferificaciones, tanto la salsa de manzana con las perlas de vinagre de manzana son del Lidl. Así que quien no haga platos de lujo en casa ya es por pura vagancia. 



       
      Ingredientes: canónigos, una caja de tomates pera tipo cherry, 8 palitos de cangrejo, salsa de manzana de Lidl, sal, aceite, cebollino, una cajita de perlas de vinagre de manzana. 
    Tan fácil como picar todo y mezclarlo. La cantidad de aceite, sal y salsa es a gusto personal. Se sirve y ya me contáis si no os hacéis adictos a esta ensalada. 




       Toda una exquisitez!!!
     

viernes, 11 de septiembre de 2015

CREMA DE ESPÁRRAGOS



     Esta receta es una pasada. Hace tiempo que no comía una crema así de suave y así de buena. El sabor a espárragos es espectacular; en su punto justo para que no sea demasiado intenso pero tampoco se pierda entre las otras verduras que lleva la crema. Además, se hace en nada y no sufren los bolsillos. Vamos, receta para quedar como una reina y sin mucho esfuerzo. 





       Ingredientes: 2 manojos de espárragos verdes, 2 puerros, 1 cebolleta, 1 patata, caldo de verdura, aceite de oliva, sal y nata. 
       Ponemos unos 50 ml de aceite en una olla y añadimos los puerros y la cebolleta picada. Cuando 
estén transparentes, le añadimos los espàrragos troceados y pochamos unos minutos. A continuación añadimos la patata pelada y partida en trozos; le damos unas vueltas con la cuchara a todo y añadimos el caldo de verdura y la sal. Ponemos a hervir hasta que todo esté tierno. Si falta caldo podemos añadir agua. Mantenemos hirviendo hasta que nos quede una crema no muy líquida. Pasamos por la batidora y por el chino si queremos que nos quede muy fina. Podemos añadir ahora la nata y batirla también o bien, servir los platos y adornar como está en la foto. Es tan fácil como poner la nata en un biberón de mezclar y hacer una espiral sobre la crema desde dentro hacia afuera. Luego, con un palillo, hacemos rayas así: una empezando por el centro hacia afuera, limpiamos el palillo y la siguiente se hace de fuera hacia adentro, así hasta que hayamos dado la vuelta al plato. 



       Buen provecho y ya veréis qué crema tan rica y a la vez tan fácil de hacer. 

sábado, 29 de agosto de 2015

Arroz caldoso con carabineros



          Ya huele a fin de vacaciones, los días son más cortos y por todos sitios nos están recordando la "vuelta al cole" (qué pesados, como si no lo supiéramos ya!!!). Para tan aciaga fecha propongo receta de fiesta; quien no se anima es porque no quiere. Un arroz con marisco de primera. Si las vacaciones nos han dejado los bolsillos con poco "taco", se puede hacer con unas gambas, aunque, claro está, no es lo mismo.



     Ingredientes: 2 carabineros por persona ( puede ser uno también), 200 g de calamares, 1 cazo de arroz bomba por persona, 2 cazos y medio de caldo de pescado por persona, 1 cebolla, 2 tomates maduros, 100 cl de aceite y sal.

   Pelamos la cebolla y los tomates y los troceamos pequeño. Pochamos la cebolla en el aceite y, cuando empiece a estar transparente, le añadimos el tomate hasta que todo esté hecho. Añadimos los calamares limpios y troceados y los dejamos hasta que estén hechos. Quitamos las cabezas de algunos carabineros y sacamos todo el jugo de ellas, que añadimos al sofrito junto con las cabezas.



    Dejamos un par de minutos y añadimos el arroz dorándolo un par de minutos más. Incorporamos el caldo y la sal. Dejamos hervir hasta que el arroz esté casi en su punto. Entonces añadimos el resto de los carabineros enteros y los cuerpos que teníamos, todo sin pelar, y dejamos hasta que el arroz esté completamente hecho. Tiene que quedar con caldo. Yo recomiendo tener a mano un poco de caldo caliente por si vemos que tenemos que ir añadiendo mientras se hace.

     Dejamos  reposar y listo para servir y chuparse los dedos.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Pasta con calabacín y gambas




        Es ya más de un mes el que llevo sin subir ninguna receta. Bien que lo siento. No ha sido por haberme ido a un lugar tan lejano que no había ni internet sino un cúmulo de cosas, entre ellas, y la peor, haber andado de hospitales y médicos sin parar. No he sido yo la enferma pero sí alguien a quien quiero tanto como para haber estado todo el verano dedicada a él y quedarme sin vacaciones. La receta de hoy es muy adecuada al verano. Un plato caliente pero no pesado; la pasta es para cualquier momento del año, pero en verano te saca de muchos apuros.

     


     Ingredientes: 500 g de pasta del tipo que más nos guste, 350 g de calabacines, 200 g de gambas peladas, 2 puerros, 75 ml de nata líquida, 4 cuchradas de vino blanco, 30 g de mantequilla, un poquito de eneldo, sal, pimienta y aceite de oliva.

     En una cacerola ponemos la mantequilla a derretir con una cucharada de aceite de oliva. Ponemos los puerros cortados en rodajas finas. Cuando empiece a estar transparente, agregamos los calabacines cortados en rodajas. Ponemos sal y pimienta y los dejamos unos 7 minutos. A continuación ponemos el vino y lo dejamos otros 5 minutos. Ponemos ahora la nata y las gambas y dejamos hervir para que reduzca la salsa. Entretanto ponemos en una cacerola el agua con sal y aceite a hervir para hacer la pasta, según las instrucciones del paquete. Una vez hecha la pasta la ponemos a escurrir y la pasamos a la fuente. Vertemos sobre ella la salsa a la que a última hora le habreos espolvoreado el eneldo. 


       A la hora de emplatar se puede poner queso parmesano. Buen Provecho!!

lunes, 29 de junio de 2015

Pencas de acelgas rellenas en salsa



        Esta es una de las últimas recetas que han salido de mi cocina actual. Estamos en plena reforma, puffffff!!!!!!!!!!!!!!!! y con estas temperaturas! Hace tiempo que en la frutería había unas aclegas de esas que pocas veces se ven: tiernas y con la penca tan ancha que parecían de mentira. Me fui directamente a por ellas y me traje un par de manojos que nos han sabido a gloria. Las hojas las herví y nos las tomamos en tortilla, uhmmmm, nos encanta la tortilla de acelgas con cebollita; y las pencas las congelé para cocinarlas un día sin prisa. Ahí va la receta que es bien fácil y riquísima.



   Inredientes: pencas de acelgas limpias de hebras y cocidas, jamón york, queso en lonchas, harina, huevo, pan rallado, 1 cebolla, 1 diente de ajo, una cucharadita de pimienta rosa en grano, medio vasito de vino, aceite, sal y perejil.

     Ponemos sobre un penca un trozo de jamón york y otro de queso adaptando ambas a su tamaño, cubrimos esto con otra penca (como si fuera un san jacobo) y lo pasamos por harina, huevo y pan rallado en ese orden. Así hacemos con todas las que tengamos. Las freímos en abundante aceite y reservamos sobre un papel de cocina para que suelten el exceso de grasa.
    En una perola ancha ponemos un poco de aceite y pochamos la cebolla picada y el ajo picado; cuanso esté transparente le añadimos el vino y la pimienta. Ponemos sal. Cuando esté todo hecho añadimos un poquito de agua y las pencas rellenas que teníamos reservadas. Las dejamos hasta que se inpregnen de la salsa y espese esta un poquito. Espolvoreamos con perejil y servimos. 


domingo, 21 de junio de 2015

Filetes de caballa en aceite



          Receta veraniega y para principiantes. Hace ya muchísimo tiempo, ¡años!, que no hacía esta receta. Creo que me la inventé porque entonces no sabía ni cómo hacer una salsa a un pescado. Sí, sí; cuando me casé no sabía ni hacer unas lentejas. Tortilla francesa y algún bizcocho de esos que se aprenden en casa desde pequeña, poco más.
       En la pescadería ví unas caballas bien frescas y me acordé de esta receta, así que me puse manos a la obra intentando tirar del disco duro para ver si la recordaba bien. Más o menos creo que la hice así. En cualquier caso, ésta está buenísima.



     Ingredientes: 2 caballas de buen tamaño, agua, sal, vinagre, una hoja de laurel, 1 cebolleta, aceite de oliva y perejil.

      Hervimos en abundante agua con sal, una hoja de laurel y un chorrito de vinagre las caballas sin cabeza ni tripas. Unos 10 minutos. Las ponemos a escurrir y a enfriar. Cuando estén bien frías, sacamos los lomos y, con mucho cuidado, quitamos todas las espinas. Ayudan mucho las pinzas que venden "ad hoc". Despiezadas y desepinadas todas las piezas de las caballas, picamos muy fina la cebolleta y el perejil. Ponemos por encima del pescado y cubrimos con aceite. Lo ponemos en el frigo para servir frío. Os aseguro que es un plato delicioso, fácil y que se agradece en las cenas veraniegas o como aperitivo.



     Feliz verano!

sábado, 6 de junio de 2015

Tocino de cielo



             Entre los grandes tesoros de la pastelería andaluza está este plato. Hay conventos que tienen sus recetas secretas y, dicho sea de paso, insuperables. He ido haciendo este postre durante mucho tiempo y creo que, de todas las pruebas, esta es la que más me ha gustado. Es muy fácil de hacer, mucho más de lo que pueda parecer. Y la textura y sabor, si os gusta el sabor a huevo, es lo que hace de este postre un auténtico manjar.


   Ingredientes: 600 g de azúcar, 1/2 litro de agua, 5 huevos enteros, 10 yemas.

     Se pone al fuego el azúcar con el agua para hacer el almíbar, tiene que quedar en punto de hebra semifuerte, unos 20/30 minutos a fuego medio. Se aparta y se deja enfriar. Batimos los huevos y las yemas y le añadimos poco a poco el almíbar templado sin dejar de batir. 
    En el molde que vayamos a hacer el tocino hacemos un caramelo: 2 cucharadas soperas de azúcar y media cucharilla de agua. Lo ponemos en el fuego hasta que veamos que se hace líquido y coge color de carmelo. Cuidado porque se nos puede quemar.
    Cuando el molde caramelizado se haya enfriado, vertemos la crema de huevos y almíbar colándola con un colador.  Precalentamos el horno a 160/170 grados. Ponemos el molde sobre una bandeja de horno al baño maría. Cubrimos el molde con un trapo o una gasa grande, para que recoja la condensación y no nos caiga agua sobre el tocino de cielo, y añadimos papel de aluminio por encima del trapo, remetiendo los bordes para que se sujete. Cocemos durante unos 35/ 40 minutos. Comprobamos que está metiendo la punta de un cuchillo. Debe parecer blandito aunque sin estar cremoso poruq al enfriarse termina de cuajar. Lo dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego lo pasamos al frigo, mejor de un día para otro. Desmoldamos y servimos, Se puede acopañar de nata montada si se quiere.