sábado, 21 de junio de 2014

Tartaletas de cerezas



      Hoy ha llegado el verano y hay que celebrarlo. Como las cerezas están todavía estupendas, nada mejor que una tarta con esta fruta. La he hecho en versión mini, es decir, en moldes de tamaño individual, pero las mismas cantidades sirven para un molde de tarta de unos 22 cm. 
    Es una tarta muy refrescante y ligera, muy adecuada para estas fechas. Si en lugar de cerezas utilizáis picotas, todavía mejor; al menos para mí, porque el sabor de la picota es insuperable.



     Ingredientes: una oblea de hojaldre refrigerado, 300 g. de cerezas, 4 huevos, 100 g. de azúcar, 1 vaso de nata líquida, 4 cucharadas de azúcar, 50 g. de harina, 1 cucharada de ralladura de naranja, 1 cucharadita de azúcar avainillada, 1/2 cucharadita de canela en polvo.

    Forramos nuestros moldes con el hojaldre, pinchamos la masa con un tenedor, los cubrimos con papel de aluninio y ponemos peso encima (yo pongo mis garbanzos de siempre); de este modo conseguimos que el hojaldre mantenga su forma. Los ponemos unos 15 minutos en el horno a unos 180 grados. Retiramos y dejamos enfriar. 
    Lavamos las cerezas y las deshuesamos. Las ponemos sobre las tartaletas. Batimos los huevos con el azúcar y añadimos el resto de los ingredientes. Lo mezclamos todo y vertemos sobre las tartaletas que teníamos con las cerezas. Horneamos de nuevo a 170 grados unos 20-30 minutos, cuando pinchemos con un palillo y salga limpio. Dejamos enfriar y servimos.


     Buen provecho y feliz verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada