jueves, 14 de agosto de 2014

Quiche de salmón, espárragos y alcachofas.



        Vuelvo al ataque con uno de mis platos favoritos, las tartas saladas de hojaldre en todas sus versiones. No me digáis que no es el mejor plato para una cena veraniega allá donde se esté: playa, piscina, terraza casera, o comedor con aire acondicionado. Necesita poco horno y se puede comer tanto fría como caliente. Así que, ya entendéis el por qué de mi fidelidad a este plato.



     Ingredientes: Una lámina de hojaldre refrigerado, 6 espárragos verdes de bote (de buena calidad), 12 alcachofas baby congeladas, 200 g. de salmón ahumado, 2 huevos, 250 ml. de nata, pimienta y una pizca de sal (el salmón ya está salado).

     Preparamos la base forrando el molde de la tarta (perferiblemente desmontable) con la plancha de hojaldre. La cubrimos con papel de aluminio y le ponemos peso encima. A 180 grados unos 15/20 minutos. Sacamos del horno y reservamos. Mientras se hornea la tarta hervimos las alcachofas hasta que estén tiernas. Las escurrimos bien, es importante que tengan poca agua. Batimos los huevos, le añadimos la nata y seguimos batiendo y lo salpimentamos. Sobre la base de hojaldre ponemos el salmón a trozos y vertemos el líquido de nata y huevos. A continuación ponemos de forma que quede bonito las alcachofas y los espárragos. Volvemos a meter en el horno a 180 grados una media hora. De todas formas puede que esté antes; hacemos la prueba del palillo y cuando salga limpio está.





      Buen provecho!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada