domingo, 23 de febrero de 2014

Verdinas con gambones y almejas



        Ya me estaba pasando con tanta receta de dulces. Y aunque parezca lo contrario, donde se ponga un buen plato de cuchara o un buen asado, que no me cuenten nada. Me gusta muchísimo hacer repostería, pero muy pocas veces pido postre cuando voy a comer fuera. Razones: es difícil que me sorprendan con los postres, prefiero comer platos contundentes y casi nunca me queda sitio para el postre,...a no ser, claro, que sepa que en ese sitio ese postre es lo que más me gusta y, evidentemente, dejo hueco. Ya estoy deseando que llegue el puente para comer en Pamplona esa cuajada ahumada única. ¿Ves? Ese postre, en concreto, merece dejar sitio.
    ¿Por qué me enrollo tanto si el plato de hoy son unas verdinas? Pues porque con las pochas, verdinas, fabada y todo tipo de judías me pasa que ya me puedan poner lo más innovador en la carta que siempre sucumbo a ellas. Mi regalo de cumpleaños fue comer en Colunga, mirando a la inmensa playa, unas verdinas con oricios que todavía estoy recordando y se me hace la boca agua cada vez que lo pienso. 
     Estas verdinas son con gambones y almejas, pero, exceptuando que estaba de vacaciones y que las vistas  de la costa asturiana no hay quien las supere, este plato bien merece una entrada en el blog.


     Ingredientes: 1 cebolla, 1 cabeza de ajos, unas ramas de perejil, 1 hoja de laurel, 250 g. de almejas, 250 g. de gambones, 250 g. de alubia verdina, un chorrito de vino blanco, una cucharadita de harina, aceite y sal.

   Ponemos de víspera las alubias en remojo. En la olla express ponemos las verdinas cubiertas de agua junto a la cebolla partida en dos, 3 0 4 dientes de ajo enteros y con piel, la hoja de laurel, el perejil y la sal. Tapamos la olla y en 15 minutos desde que suban los dos anillos debemos retirarlas del fuego. Este tiempo es en mi olla, es WMF, cada una sabrá cuál es el que su olla necesita. Una vez abierta las dejamos unos 10 minutos más con la tapa entreabierta y añadiendo de vez en cuando agua fría, cada vez que vuelvan a hervir.
  Una vez cocidas las verdinas retiramos la cebolla, el laurel y el perejil. Le añadimos las almejas que hemos cocinado en salsa verde: en una sartén ponemos un chorrito de aceite y le añadimos unos cuantos ajitos muy picados, le añadimos perejil picado, un poquito de agua y el vino blanco. Lo dejamos reducir un poco y le ponemos la harina para que engorde un poquito. Le ponemos las almejas y las dejamos hasta que abran.
   También incorporamos los gambones que habremos hecho al ajillo mientras se cocinaban las verdinas de la siguiente forma: Sepramos las cabezas de los cuerpos de los gambones y pelamos los gambones. Picamos unos 4 dientes de ajo y un poco de perejil. En una sartén sofreímos las cabezas de los gambones con los ajos y el perejil. devez en cuando aplastamos con un tenedor las cabezas para que suelten el jugo. Retiramos las cabezas y en ese mismo aceite ponemos los ajos y el perjil y los gambones unos 3 minutos. También los añadimos a la olla con las verdinas y las almejas.


     Con todo incorporado lo dejamos otro ratito al fuego para que se integren todos los sabores y reduzca un poco el caldo. No me digáis que no apetece un plato así?!!!!!! Estaban deliciosas. Buen provecho y feliz semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada