viernes, 1 de marzo de 2013

Milhojas de crema pastelera y nata


     Una tartita para ir pasando este temporal de nieve es lo que os propongo para este fin de semana.
   Esta la ví, esta Navidad, en el escaparate de una pastelería de la calle Goya en Madrid, y desde entonces andaba rondando por mi cabeza hacerla. Muy vistosa, muy fácil de hacer y sobre todo muy rica. La he adornado con fresas pero, en el original, llevaba frambuesas. Como ahora las fresas están muy buenas hice ese cambio. La próxima vez le pondré frambuesas y así veo con cuál me quedo.

 
     Ingredientes: 3 obleas de hojaldre refrigerado, 200 ml de nata para montar (yo de La Asturiana), 2 cucharadas soperas de azúcar (para la nata), fresas y azúcar glas.
     Para la crema pastelera: 130 gr. de azúcar, piel de naranja y limón, 2 huevos y 2 yemas, 2 cucharaditas de azúcar vainillada, 600 gr. de leche, 40 gr. de maizena.

    Cortamos las láminas de hojaldre según el tamaño que nos guste. Yo las he hecho en forma rectangular. Las pinchamos con el tenedor y las ponemos en el congelador durante un cuarto de hora. Este proceso es para que no suba demasiado el hojaldre y mantenga su forma. Precalentamos el horno fuerte y cuando vayamos a poner la primera lámina lo bajamos a 190 gr. Hay que vigilar y con algo ir sacando el aire a medida que veamos que sube el hojaldre. Yo he utilizado una tapadera de las de dar vuelta a las tortillas. Así con cada una de las láminas. No digo tiempo de horneado porque como hay que estar continuamente vigilando, en el momento que veamos que tiene  el color las sacamos y dejamos enfriar. 


     Mientras, hacemos la crema pastelera. Yo la he hecho en Thermomix. Para ello, ponemos todos los ingredientes, con la mariposa, 7 minutos, 90 grados, velocidad 1 y 1/2. Cuando termine se deja un minuto más, sin temperatura, a la misma velocidad. Se vuelca en un recipiente, quitándole las pieles de los cítricos, y lo tapamos con film para que no haga costra. Dejamos enfriar.


     Montamos la nata con el azúcar ayudándonos de  unas varillas y, cuando esté la crema pastelera fría, procedemos al montaje de la tarta.
     Para ello llenamos una manga pastelera con la crema y otra con las nata montada. Le ponemos boquilla rizada. Colocamos la primera lámina de hojaldre y la cubrimos con la crema pastelera haciendo montoncitos rizados. A continuación ponemos la otra lámina de hojaldre y procedemos igual, pero con la nata. Por último, colocamos la última oblea de hojaldre y adornamos con fresas y espolvoreamos azúcar glas.


     Absolutamente deliciosa. Y de un día para otro, mejor todavía. Feliz finde!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada