jueves, 21 de marzo de 2013

Panecillos de cebolla crujiente y sésamo


     Hoy es jueves pero mañana "Por fín es viernes"; costó trabajo pero conseguimos que llegara (el viernes, digo). Y no un viernes cualquiera, que siempre es motivo de fiesta, sino Viernes de Dolores. Y digo yo, cómo se puede dar ese nombre a un viernes tan festejado!!!
    Comienzan las vacaciones de Semana Santa!!! También costó su trabajito que llegaran pero... aquí estamos esperando a mañana como si del día de Reyes Magos se tratara.
      Propongo una receta para festejar el día , bien para desayunar o bien para merendar o para lo que a cada un@ le parezca. Idea: si tenéis cerca una Lola, Dolores, Loles, Mariló o diferentes denominaciones del originario Dolores, no dudéis en agasajarlas con estos panecillos. Se los podéis enviar envueltos en bolsitas de celofán con un buen lazo y morirán de la emoción, al recibirlos y al comérselos.


     ¡Peaso desayuno el que nos dimos hace unos días! La foto habla por sí misma.
     Vamos a los ingredientes:
      Para la masa de pan: 
        350 grs de agua
        25 grs de levadura prensada
        550 grs de harina de fuerza
       1 cucharadita de sal
     Para añadir a la masa: 
       cebolla frita ( Ikea o Mercadona)
       sésamo 

Preparación en Thermomix:
1.- Poner el agua en el vaso y programar 1 minuto a 37º en Velocidad 1.
2.- Añadir la levadura y remover durante 15 segundos en Velocidad 4.
3.- Incorporar la harina y la sal y mezclar durante 30 segundos en Velocidad 6.
4.- Amasar durante 3 minutos en Velocidad espiga.
5.- Dejar reposar en el vaso hasta que la masa asome por el bocal.



   Dividimos la masa en unas 16 partes iguales y estiramos cada una de ellas en forma rectangular (unos 5 x 10 cm.). Para ello yo me unto las manos en aceite y también la mesa  y el rodillo; ayuda  trabajar mejor con la masa. 
  Para el pan de cebolla, repartir la cebolla por encima de la masa rectangular, clavarla un poco con los dedos u enrollar la masa sobre sí misma, dejando en la parte inferior el cierre. Repartir también un poco de cebolla por encima y clavar para que quede bien adherida. Con los bollitos de sésamo procedemos de igual forma.
   Se deja reposar hasta que vuelvan a coger volumen, una media hora. Precalentamos el horno a 200 grados y los horneamos durante 15-20 minutos, vigilando que no se tuesten demasiado. Los sacamos del horno y los ponemos en una rejilla para que no cojan humedad. 


     Se pueden rellenar de lo que queramos y calentitos están riquíííísimos. Felicidades a todas las Dolores para mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada