miércoles, 26 de septiembre de 2012

Coulant de chocolate

   El pasado dia 23 fue mi aniversario de boda y, como a mi marido no hay nada que le guste más que el chocolate, pues de postre una de chocolate. Es una receta muy, muy fácil y además tiene la ventaja de que se puede congelar y hornearla sin descongelar. Yo procuro tener siempre en el congelador y ante un imprevisto siempre quedo de maravilla. Porque, a ver, ¿quién es capaz de resistirse ante un bizcochito que al abrirlo tiene una crema de chocolate caliente? Además, sirve para la operación vaquero de la que ya he hablado porque es sólo un bocadito de dulce. Así que os quiero ver a tod@s manos a la obra hacienco coulant este fin de semana.


   Ingredientes:  125 gr. de chocolate negro (yo postres nestlé), 75 gr. de azúcar glas, 100 gr. de mantequilla, 3 huevos medianos, 55 gr. de harina normal, una pizca de canela molida, 1 cucharadita de cacao en polvo, 1 cucharadita de ralladura de naranja.

   Primero ponemos el chocolate con la mantequilla en un bol apto para microondas, aproximadamente 1 minuto a la máxima potencia. Se saca y se remueve, si no ha quedado del todo fundido se vuelve a poner en al microondas. Se reserva y se deja enfriar.
   Se baten los huevos con el azúcar con unas varillas hasta que doble su volumen. Se añade ahora  la mezcla del chocolate y la mantequilla, que ya estará templadita. Esto hay que hacerlo con movimientos envolventes para que no pierda aire la mezcla anterior.

    Tamizamos la harina sobre la mezcla anterior y es el momento de añadir la canela, el cacao y la ralladura de naranja. Esto se hace sin batir demasiado.
    A continuación ponemos la masa en flaneras individuales, sin llenarlas deamsiado porque el bizcocho tiene que subir. Yo utilizo las desechables de las que venden en los supermercados, porque no se pegan y desmoldan estupendamente.
   Si se hacen con la masa sin congelar, con sólo 7 minutos de horno, precalentado previamente a 180 grados durante 15 minutos, es suficiente. Si la masa está congelada necesitarán en torno a 10 o 15 minutos. Todos los hornos no son iguales. Hay que conseguir que solidifique sólo la superficie y el centro debe quedar fundido. Se desmolda de inmediato y se sirve.


     Hay que tomarlos de inmediato porque si no el propio calor hará que el interior se solidifique y, aunque el sabor es el mismo, no tiene nada que ver la textura del chocolate caliente fundido con la mezcla del bizcocho sólido del exterior. Esta es la gracia de este postre. Es como un bombón hecho bizcocho y la mezcla de la canela y la naranja es una auténtica delicia. Vuestra casa se inundará en un momento de estos aromas. El contraste del suave bizcocho y el corazón de chocolate que se desborda en cuanto hundes la cuchara, cautiva al más exigente.


Probadlo porque es sencillo y delicioso y además no resulta nada pesado detrás de una comida; y su presentación, puro espectáculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada